SUBCONSCIENCIA Y NIÑO INTERIOR

La consciencia es el conocimiento inmediato que un sujeto tiene de si mismo, el reconocimiento de la propia existencia.

Resulta que la consciencia tiene dos facetas: la autoconsciencia, que utilizamos para hablar, pensar, recoger datos a partir de nuestras experiencias… y la subconsciencia, que se encarga entre otras cosas de hacer funcionar nuestro organismo, y que además es la que de verdad “dicta” la realidad del sujeto.

Esto último significa que la subconsciencia es la que genera toda la realidad percibida por el sujeto a partir de los datos que tiene, lo cual deposita todo el poder al propio sujeto.

La subconsciencia es llamada también “el niño interior”, y tiene ciertos limitantes que hace que tú (la autoconsciencia) y ella (tu niño interior) no se entiendan perfectamente. Para conocer mejor cómo funciona la subconsciencia enunciaremos sus características:

1. Tu niño interior no puede diferenciar entre lo que es real, lo que imaginas
y lo que recuerdas. Para ella todo esta sucediendo y en el ahora. Es decir que si te anclas en recuerdos pasados, tu niño interior interpreta que estás viviendo esas situaciones en el momento presente. También significa que si te pones a imaginar el futuro de una situación, para tu niño interior lo estas viviendo tal y como lo imaginas ahora.
En definitiva, en aquello en o que te enfoques (pasado/futuro bueno o malo), será lo que atraigas a tu vida.

2.- Tu niño interior no puede distinguir entre tamaños de logros y/o fracasos. Para tu niño interior es exactamente lo mismo el ponerte a la pata coja que ganar un premio Nobel de Física. De la misma manera es el mismo fracaso el no hacer algo que decidiste hacer como que provoques un accidente en cadena.
Tu niño interior lo que hace es dedicarse a contar de forma general los logros y los fracasos que tienes todos los días. Con este conteo genera una creencia acerca de ti mismo: o cree que eres una persona de logros, o que eres una persona de fracasos.

3.- Tu niño interior sabe distinguir los fracasos y el dolor perfectamente, pero no sabe distinguir bien los logros, y es muy necesario que se los indiques. Puedes hacer una lista diaria de logros y decirte que lo lograste, para que la balanza de las cosas positivas crezca, y tu niño interior adquiera la creencia de que eres una persona exitosa.

4.- Tu niño interior no puede diferenciar en el tiempo, para ella todo pasa
en presente.

5.- Tu niño interior no puede diferenciar entre los problemas (problemas = fracasos) tuyos de los de otras personas, y por lo tanto todos los que observa los considera tuyos.
Cada vez que imaginas algo doloroso o un fracaso o problema tuyo o de otros, cada vez que lo recuerdas, la suma de los fracasos crece.
Además tu niño interior tiene que comprobar por si mismo que lo que cree es verdad. Si tu niño interior cree que eres un fracasado, va a demostrarlo una y otra vez.
Si tu le implantaste a tu niño interior la idea de que eres pobre, él necesitará demostrártelo una y otra vez.

Por ello es vital que las creencias que tenemos en la subconsciencia cambien, y hay que cambiarlas por crencias positivas, por pensamientos de que tenemos logros y enfocarnos en lo positivo.

Nuestra subconsciencia es como una gran base de datos que recoge todo lo que le proporcionamos, y se lo toma todo literalmente, sin juzgar. Ella se lo cree todo.

A lo largo de muchos años y muchas vidas le hemos proporcionado a nuestro niño interior un sinfín de datos a partir de nuestras experiencias, pensamientos y emociones. Nuestro niño interior ha sacado conclusiones a partir de todos esos datos, transformándolos en creencias que condicionan nuestra vida presente. La subconsciencia es como la parte sumergida de un iceberg. Es la parte más voluminosa aunque permanezca oculta bajo las aguas.

iceberg

Debemos limpiar todas esas creencias acumuladas en nuestro subconsciente para así poder reconciliarnos con nuestro niño interior y lograr una comunicación y un entendimiento pleno entre las dos partes de nuestra consciencia.

Ho’oponopono es un arte hawaiano muy antiguo de limpieza de subconsciencia, reconciliación con el niño interior y resolución de problemas.

En el pasado toda la familia tenía que estar presente, y uno en uno iban pidiendo perdón a los otros. Ahora sabemos que no hay otros ahí afuera, son sólo nuestros pensamientos de la otra persona, nuestras propias memorias de la otra persona. Entonces, tomamos 100% de responsabilidad y limpiamos esas memorias.

Todo lo que aparece en nuestra vida es un pensamiento, una memoria, un programa funcionando (un error) y aparece en nuestra vida para darnos una oportunidad de soltar, de limpiar, de borrar. Lo que se borra de nosotros se borra de los demás, nuestra familia, parientes y ancestros, e inclusive de la Tierra. Se borra de todo. No tienes que estar en presencia de otros para pedir su perdón o para perdonarlos.

Limpiando nuestra subconsciencia volvemos al vació, a cero, donde la inspiración puede aparecer en nuestra vida y guiarnos. De esa manera podemos estar en el momento correcto en el lugar perfecto.

hoponopono

Fuentes:

http://treyyo.blogspot.com.es/2010/03/tu-subconsciente-tambien-llamado-nino.html

http://www.hooponopono.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s