SOMOS ESTUDIANTES Y MAESTROS

Hace un par de días mi compañera de Sunday Paper me recordó que tenía un poquito olvidado el blog, y tiene razón!

He estado buscando un post que vi en Facebook sobre el libro “Death of a Hero, Birth of the Soul“, el cual no he leído pero me gustaría aunque esperaré a ver si lo publican en España que no estoy para derrochar encargando un envío desde EEUU.

Lo que me llamó la atención, aparte del libro en si, fue la imagen del post en la que se veía a un ejecutivo hablando por el móvil y en una nube-bocadillo que salía de su mente ponía: reiki, yoga, zen, meditation, y debajo ponía HERO. Al lado había un monje budista y en su mente sólo se leía “…”. Debajo ponía SOUL. No conseguí encontrar el post pero me llamó la atención la imagen porque en mi mente, aunque sigue habiendo búsqueda, cada vez hay más “…”. Creo que significa que cuando has encontrado un camino adecuado para ti y caminas por él, poco a poco dejas de analizar las cosas y buscar alternativas y empiezas simplemente a disfrutar de la caminata, y que lo que antes buscabas como alternativa a aquello que no funcionaba queda tan integrado en tu vida que ya no le pones nombres.

Una de las cosas que he integrado en mi vida es detectar la negatividad al instante, tanto si proviene de mí misma o de otros, observarla, perdonarla y luego pasar por su lado y seguir mi camino. No siempre lo consigo, pero estoy trabajando en ello.

En cuanto a la negatividad que en ocasiones puede surgir de mi, me resulta fácil apagar esa chispa molesta, reírme de ella reconociendo que es una jugarreta del ego para fastidiarme, y que como el ego es una invención mía y no existe, la negatividad no puede sino desaparecer al instante.

Esto me lo han enseñado algunos maestros con los que me he cruzado en el último año. Una de esas maestras escribió en su blog Corazón de Gato una entrada hace un par de días que recomiendo leer y con la que me siento bastante identificada. Me siento muy agradecida a todos esos maestros que me han mostrado un camino mucho más acertado que el que seguía anteriormente, consciente (ellos/as saben quienes son!) o inconscientemente.

Todos tenemos maestros en algún momento de nuestra vida, algunos son más importantes de lo que ellos o ellas podrían llegar a pensar. También todos somos maestros de alguien en algún momento, aunque no nos demos cuenta.

Ser maestro es una responsabilidad, y sin duda la única forma de enseñar algo a alguien es SER ÍNTEGRO Y HONESTO Y PREDICAR CON EL EJEMPLO. Es decir, que si quieres que alguien aprenda algo de ti, lo mejor es practicar tú mismo aquello que proclamas.

No digas que eres sincero, sé sincero. No digas que eres una buena persona, compórtate como tal. Y muchos etcéteras…

Lo mismo ocurre cuando te parece que algún comportamiento de una persona de tu alrededor no es un comportamiento que le vaya a beneficiar. Esto es un poco peliagudo porque para identificar un “mal comportamiento” tenemos que recurrir al juicio, y esto implica que creemos tener criterio para juzgar a otros. Sin embargo hay algunos comportamientos o actitudes que claramente no hacen ningún bien a nadie.

Uno de ellos es la NEGATIVIDAD. Yo he estado ahí, quejándome por todo, lamentándome de lo injusta que es la vida, guardando rencor a mis “atacantes” y sintiéndome una víctima. Pero viendo que esa actitud nunca ha cambiado la situación y además no me ha hecho sentir mejor, he llegado a la conclusión de que es una “mala actitud” ser negativo.

Ahora se que todas las quejas, ataques, críticas, pesimismos, etc… tienen un mismo origen y este es el MIEDO, que a su vez procede de un sentimiento de CULPA y que es contrario al AMOR. El contrario de amor no es odio, sino miedo.

Cuando veo a personas muy cercanas a mí viviendo con miedo, preocupación, negatividad, ánimo de criticar y quejarse constantemente, etc… sé que viene de una culpa y un miedo muy antiguos y profundos, y de una falta de amor… hacia ellos mismos. Lo único que puede hacer uno cuando reconoce esto es sentir compasión, perdonar y dar ejemplo mostrando una actitud positiva ante la vida. De nada sirve discutir con ellos sobre justicia, religión o política, ni mucho menos alimentar su actitud negativa aunque sea como forma de mostrar empatía.

Lo que hay que hacer es lo mismo que cuando uno reconoce un brote de negatividad propio: detectar la negatividad al instante, observarla, perdonarla y luego pasar por su lado y seguir por el camino. Y después de todo eso dirigir un pensamiento amoroso hacia aquellos que no están todavía preparados para ver las cosas de esta manera (lo estarán, a su tiempo).

Si uno es constante con este hacer, quizás haga ver a sus “estudiantes” las cosas desde otra perspectiva, y quizás sigan su ejemplo y aprendan a perdonar y perdonarse para convertirse a su vez en maestros. Esto último sólo depende de ellos, pero si hacemos nuestra parte y además seguimos aprendiendo ya estamos haciendo una diferencia.

Al final todos somos el mismo actor interpretando millones de papeles diferentes en un Universo inventado 😉

Anuncios

3 pensamientos en “SOMOS ESTUDIANTES Y MAESTROS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s